Los dientes se pierden por varias razones la principal es la caries dental, en donde queda debilitada la estructura dental tanto que queda susceptible a ser fracturado simplemente por el uso. La segunda causa de pérdida de dientes es la enfermedad periodontal, el cual consiste en una pérdida de soporte del diente generalmente causada por la invasión de microorganismos al espacio biológico ubicado entre el diente y la encía, acumulando bacterias que se alimentan y se multiplican rápidamente disminuyendo considerablemente el soporte.

La pérdida de uno o más dientes lleva a que los que quedan trabajen más de lo que es normal, generando sobrecargas de contactos, rotaciones, inclinaciones, espacios que agravan progresivamente el cuadro. El diente con su raíz natural implantada es el primer generador y mantenedor del hueso alveolar. Rehabilitarlo exige la comprensión de estos conceptos, nada será equivalente a la resistencia, y hermosura de un órgano dental por más tecnología que se disponga en el momento.

Esta rama de la odontología que se encarga de remplazar un diente, ya sea por ausencia, fractura o por que necesite del cambio o corrección de alguna restauración; permite reconstruir y devolver estas estructuras dentarias pérdidas o dañadas, restableciendo su forma, color y función. De acuerdo a la necesidad del paciente, el odontólogo elige el tipo de prótesis, ya sea esta fija o removible.